FUTEBOL URUGUAYO:

'' É uma religião nacional. A única que não tem ateu. Somos poucos: 3,5 milhões de uruguayos. É menos gente do que um bairro de São Paulo. É um país minúsculo. Mas todos futebolizados. Temos um dever de gratidão com o futebol. O Uruguay foi colocado no mapa mundial a partir do bicampeonato olímpico de 1924 e 1928, pelo futebol. Ninguém nos conhecia.

O futebol uruguayo é o melhor? Não. No mundo guiado pelas leis do lucro, onde o melhor é quem ganha mais, eu quero ser o pior. Não poderíamos sequer cometer o desagradável pecado da arrogância. Seria ridículo para um país pequeno como o nosso. Não somos importantes, o que é bom. Neste mundo de compra e venda, se você é muito importante vira mercadoria. Está bom assim.

Como explicar Uruguay?.... Somos um pouco inexplicáveis. Aí é que está a graça".

EDUARDO GALEANO - Escritor

sábado

JUGADOR URUGUAYO BRAIAN RODRÍGUEZ




Braian Damián Rodríguez (SaltoUruguay14 de agosto de 1986) es un futbolista uruguayo que juega como delantero en Huachipato de la Primera División de Chile.

Debutó el año 2005 en Cerro, equipo en el cual militó hasta finales del 2006. El 2007 firmaría por Rentistas, en donde sólo se mantendría por seis meses. La segunda mitad de ese año jugó por Tacuarembó, en donde no marcó muchos goles, pero que serían suficientes para terminar siendo una de las figuras de este equipo, lo que le valdría para ser fichado por Peñarol. En dicho conjunto permaneció por un año, anotando algunos goles.
El año 2010 emigra al fútbol argentino, concretamente a Tigre, en donde no redondea una buena performance, por lo que a los seis meses firma por la Universidad San Martín de Perú, donde debido a la presencia de delanteros como Alemanno y Arriola, no logra ser titular.
Una vez culminado el año rescindió contrato con el equipo peruano y se marchó a Chile para firmar por Unión La Calera, equipo en el cual logra ser una de las figuras del año 2011, marcando 11 goles en la temporada. Esta buena temporada en el equipo calerano, lo llevó a estar en la mira de la Universidad Católica, pero finalmente emigra a Huachipato. Junto a este último logra la mejor campaña de su carrera, convirtiendo 22 goles en 42 partidos, coronándose campeón del Torneo de clausura, y siendo uno de los goleadores y figuras del año en la liga chilena.