FUTEBOL URUGUAYO:

'' É uma religião nacional. A única que não tem ateu. Somos poucos: 3,5 milhões de uruguayos. É menos gente do que um bairro de São Paulo. É um país minúsculo. Mas todos futebolizados. Temos um dever de gratidão com o futebol. O Uruguay foi colocado no mapa mundial a partir do bicampeonato olímpico de 1924 e 1928, pelo futebol. Ninguém nos conhecia.

O futebol uruguayo é o melhor? Não. No mundo guiado pelas leis do lucro, onde o melhor é quem ganha mais, eu quero ser o pior. Não poderíamos sequer cometer o desagradável pecado da arrogância. Seria ridículo para um país pequeno como o nosso. Não somos importantes, o que é bom. Neste mundo de compra e venda, se você é muito importante vira mercadoria. Está bom assim.

Como explicar Uruguay?.... Somos um pouco inexplicáveis. Aí é que está a graça".

EDUARDO GALEANO - Escritor

quinta-feira

EL PORTERO URUGUAYO ROBERTO CHERY

Roberto Chery (MontevideoUruguay16 de febrero de 1896Rio de JaneiroBrasil30 de mayo de 1919) fue un futbolista uruguayo. Jugaba de portero y su carrera la realizó en el Peñarol de la Primera División de Uruguay.
Su primer club fue el Club Atlético Peñarol, donde debutó ante River Plate en una final por el Torneo de Honor. Desde entonces jugó abitualmente en el primero de los carboneros por tres temporadas consecutivas. En lo que a clásicos compete, Chery jugó nueve partidos y solamente fue vencido una vez y de penal.
El 1 de junio de 1919, se jugó en Rio de Janeiro, Brasil, la copa Roberto Chery. En ella, se disputó un único encuentro entre los seleccionados de Brasil y Argentina, donde el primero vistió con la casaca de Peñarol, y el segundo con la celeste de la selección uruguaya. El encuentro finalizó en empate 3 a 3, y la copa fue donada a la institución mirasol.
Ha sido internacional con la Selección de fútbol de Uruguay en varias ocasiones, llegando a representar a su país en el Sudamericano de 1919.
Luego de sus buenas actuaciones con el Peñarol, fue convocado para disputar con su selección el sudamericano de 1919, donde su equipo buscaría lograr el tricampeonato. Acompañado de varias figuras como Isabelino Gradín, Benincasa, Delgado y los hermanos Scarone, él sería el suplente del veterano Cayetano Saporiti. Tendría la oportunidad de jugar ante la selección de Chile, el 17 de mayo, en la cancha de Laranjeiras –viejo estadio de Fluminense en Río de Janeiro-. Con un gran esfuerzo evitó el gol trasandino, pero sufrió el estrangulamiento de una hernia y debió ser internado en un hospital de Río, falleciendo pocos días más tarde.